Páginas vistas en total

domingo, 10 de julio de 2016

08 de julio de 2016 02:04

-Mario, aquí estamos hablando de nuevo sobre nuestras cosas, o más bien sobre la suyas.- le dijo su interlocutor sin querer adueñarse de aquello que no había salido de su cabeza sino de la de don Mario pero como eran cosas tan de Perogrullo, había veces que las confundía con pensamientos propios. Es lo que le hubiera gustado contestar si a él le hubieran hecho la pregunta.
-bien, dime querido amigo, que es lo que te preocupa hoy- le contexto este armado de paciencia y dispuesto a charlar un rato con el joven aprendiz del pensamiento aletargado.
-¿me gustaría saber que piensa usted sobre el miedo?
-Pero eso es una pregunta muy general. Hay muchos tipos de miedo. Unos que te paralizan y te hacen cerrar los puños, otros que andas con ellos a cuesta con pudor, una forma inocente o culpable.
-hablemos del que te paraliza.
-ese es malo. Es atávico y van en contra de la naturaleza del hombre. El miedo nace como respuesta a los grandes depredadores. Si te paraliza, te comen. No hay que dejarse paralizar por el miedo. Eso es un error. El miedo es bueno cuando hace que le busquemos una solución a la situación o circunstancia en la que nos hayamos. Es prudente tener miedo pero no en exceso. Todo en exceso es malo y, por supuesto, una cantidad considerable de paralización ante los hechos por el simple miedo no responde a la naturaleza del ser humano. El hombre ha nacido para caminar hacia delante, a pesar del miedo.
-¿y es miedo que es pudor?
-ese es distinto, aunque también sea una forma de tener miedo, como culpa de algo. Es un miedo del poder que hace que si te sales de los patrones establecidos sientas vergüenza. Vergüenza por ser diferente, ese es el peor miedo que puede tener un ser humano. Hay radica el control de la masas. Todo lo que nos hace sentirnos placenteros en una postura cómoda esta considerado como seguro. Cuando salimos de esa seguridad nuestro universo se mueve. Ya no sale el lucero del alba por la mañana. ha cambiado toda nuestra cosmovisión.
-entonces es bueno sentir ese miedo.
-por supuesto, es el miedo de la aventura, de la osadía, del avance , de la mirada hacia delante, del futuro. Es el miedo que debería sentir cada persona cuando emprende algo. Esa inquietud que hace que en nuestras intenciones pongamos todo lo que podemos.
-pero hay algo más en ello, intuyo Mario.

-el que te hace sentirte cobarde. El que hace que sientas vergüenza por tener que cambiar. Al poder no le gustan los cambios. Las revoluciones son expresiones del pueblo. Si todos los pobres del mundo nos revelásemos contra los ricos no morirían niños de hambre en una sociedad civilizada.

1 comentario: