Páginas vistas en total

lunes, 15 de febrero de 2016

15 de febrero de 2016 

   Fuiste el tercero de la familia. Jamás se acostumbra uno a ello, pero ya nos había pasado dos veces, en las que tú lloraste, igual que nosotros te lloramos a ti. Hoy hace tres años y aún tú recuerdo esta tan presente en los tuyos como lo está el de los dos que te precedieron.
   Somos un árbol y cuando una rama se parte es como si se partiera el árbol entero.
   Algunas llevan en su piel tu recuerdo.
   Otros, de alguna manera, lo llevan dentro como una forma de aceptar lo inevitable.
   Tu sonrisa y el sonido de tu risa serán inolvidables.
    Desde muy joven la vida no te lo puso fácil. También tuviste que llorar apenas siendo un hombre.
    De tu hermana, solo salían palabras de elogio. ¡Ya quisiera yo haberme comportado como tu! Pero no lo dudes, haz dejado en esta tierra sangre buena.   Linaje que brilla por su nobleza de carácter. Personas sencillas que solo quieren vivir. Lejos de rencores y envidias y cerca del amor. De la pasión a los nuevos brotes.   De los que son felices amando a los que tiene más cerca y comparten con ellos una vida.
   El pasado solo sirve para dejarnos huellas imborrables. Eres sin duda una de ellas.
   Los duelos son interiores, pero si expresamos, de alguna manera como nos sentimos y cuanto te envidiamos por lo hechos que llevaste a cabo, no dejas de ser una referencia, de la que hay que hablar en público. Para que no caigas en el olvido.

   Lo realmente triste es pasar sin dejar huella, y en mi Alma está tu ausencia.

2 comentarios:

  1. Este lenguaje tiene fuerza, demasiada fuerza. Hace que los sentimientos se disparen lata con fuerza el corazón. En la tristeza hay yacimientos donde buscar pero dos no hay talento no florece nada. Aquí hay mas que talento, mucho coraje y voluntad. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. gracias Luis or tu apoyo. en momento así se necesita de una amigo

    ResponderEliminar